El objetivo de un Código de Ética empresarial es establecer los principios básicos a los que debe atenerse el comportamiento de todos/as sus empleados/as y directivos/as. Es un documento redactado voluntariamente, de manera unilateral por la empresa en el que se expone una serie de principios que se compromete unilateralmente a seguir.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, se está observando una extralimitación de obligaciones en los trabajadores por parte de las empresas.

Este ha sido el caso de la reciente sentencia de la Audiencia Nacional que anuló varios artículos del código de conducta de Banca March por vulnerar los derechos fundamentales de los empleados.

Por tanto, las empresas no son libres a la hora de configurar el código ético de la compañía, es una adición, un complemento a la Constitución, el Estatuto de los trabajadores y los convenios colectivos.

Fuente: CINCO DÍAS