Apoyados una vez más en la archiconocida STS 154/201, el juez condena a una empresa por tres delitos fiscales.

El juez considera probados que los hechos se cometen en provecho de la empresa y por un grave defecto de organización, por carecer de instrumentos adecuados y eficaces de prevención del delito, por lo que concluye que, en atención a las previsiones del primer párrafo del artículo 31 bis 1 C.P., procede declarar la responsabilidad penal de la sociedad.
Fuente: NOTICIAS JURÍDICAS